LA MADRE DE DIOS – Tomáš Špidlik – Ciudad Nueva

Mucho se ha escrito sobre la Virgen a lo largo de la historia, aunque la mayor parte de los cristianos la conocen por las devociones y oraciones que se dirigen a ella. La vida de María solo ocupa unas pocas líneas en el Evangelio, pero llenas de significado interior: fundada teológicamente, es el tejido de la fe de la Iglesia y se corresponde con las principales líneas del dogma y de la espiritualidad. Cuando la Iglesia venera la humanidad de Cristo, ve esa humanidad en María, de quien la recibió. Ella representa a todo el género humano, es la imagen del hombre perfectamente redimido por Cristo. Quien quiera conocer cuál es el efecto de la redención, que mire a María, la llena de gracia.