EL CHICO QUE PUSO HÉLICES AL VIENTO – William Kamhwamba y Bryan Mealer Ediciones Martínez Roca

Lo he leído en una tarde, la narración es muy buena y en muchos momentos la lectura enternece. Este relato es una inyección de optimismo que dispone el espíritu al esfuerzo y a la esperanza.

William nació en una aldea remota de Malaui, un país donde la magia gobierna la vida de todos sus habitantes. Fascinado desde niño por la electricidad, deseaba estudiar ciencias, pero una terrible hambruna les convirtió en indigentes. William tuvo que abandonar los estudios y ayudar a sus padres, pero se negó a abandonar sus sueños… Con unos pocos libros de ciencias hasta entonces olvidados y muchísima curiosidad y decisión, abordó un osado plan: proporcionar a su familia electricidad y agua corriente. Y lo hizo con chatarra, piezas de tractor y trozos de bicicletas fabricando un rudimentario molino de viento…